¿Dejarías a tus hijos con un depravado? Niña es captada por una red de pornografía

Lun, 09/19/2016 - 11:39 -- raquel sumire
Enrique Zavala

Con las redes sociales el enemigo está dentro de la casa. Un desgarrador caso recuerda los peligros a los que están expuestos niños y adolescentes en Facebook y Twitter.

 
Soportó ver sólo unas cuantas fotos, así que la fiscal Cecilia Ampuero le pidió al padre de la niña que guardara el teléfono. Nunca antes había visto algo así. Le resultaba desgarrador y repugnante ver como una niña de 12 años aparecía en imágenes sexuales.
Ese hombre que tenía enfrente descubrió casi de casualidad que su hija había caído en una red de pornografía infantil captada a través de Facebook y no en cabinas de internet, sino en la misma casa.
Estudiante de un colegio particular de Arequipa, empezó a tener “amigos” desconocidos en las redes sociales, como casi todos los muchachos que creen ser populares si tienen muchos seguidores en sus cuentas.
Un día se hizo amiga de una supuesta chica de su edad a quien nunca vio en vivo y en directo. Sus conversaciones generaron empatía. Incluso esta amiga virtual le envió la foto de un chico que era amigo suyo por el Facebook.
“La foto es de un chico del estilo de Justin Bieber. Ese chico guapo le mandó una invitación de amistad a los dos días, pero no sólo eso sino que le empezó a decir que era bonita, que le gusta mucho, como dicen los muchachos la comenzó a afanar”, dice la fiscal Ampuero, que da charlas en colegios para evitar casos como estos, es ya parte del trabajo de su despacho de Prevención del Delito.
Esa niña, que había sufrido el divorcio de sus padres, empezó a sentir que era muy especial, pues ese “chico guapo” la prefería antes que a su amiga virtual que por las fotos de su cuenta era más atractiva que ella.
La niña de 12 años no estaba hablando por las redes con una niña de su edad ni con un chico de 15 años, la verdad es que hasta ahora no sabe nada real de ellos. Nunca los ha visto, son virtuales, simplemente gente de internet que, sin embargo, la llevaron a extremos impensables.
Este muchacho virtual se convirtió en el enamorado por facebook que empezó a pedir que le enviara fotos desnuda, luego videos en poses provocativas y luego incluso imágenes en la que ella usa objetos impensables para una “supuesta autosatisfacción”.
Su hermana menor fue quien descubrió unas fotos en el teléfono de la niña de 12 años y se las mostró a su padre “porque le parecían muy feas”, sino tal vez él hasta ahora no se hubiera enterado de lo que pasaba.
En la Fiscalía saben bien que las redes de pornografía infantil son internacionales, y que hay personas, que crean identidades falsas de niños, para acercarse a ellos, ganarse su confianza y luego doblegar su voluntad y someterlos a vejámenes.
Los requerimientos sexuales van creciendo: “si somos enamorados puedes enviarme una foto tuya mandándome besos”, luego “una foto desnuda” para llegar después a las fotos en posiciones y actos pornográficos.
La segunda etapa es peor. Comienza la extorsión. “Si no haces lo que te pido publico las fotos y los videos en facebook y toda tu familia y tus amigos se van a enterar”. Eso le pasó a esta niña de 12 años. De pronto se escapaba de la casa y no para encontrarse con este supuesto “joven guapo”, sino que este le pedía ahora que haga videos teniendo relaciones íntimas con otras personas. Le hacía citas a distancia.
La pequeña no solo había perdido la inocencia, sino que estaba doblegada en su voluntad pero no sólo por la extorsión, sino por una suerte de amor platónico de ese supuesto enamorado guapo que tenía por el facebook.
“Nunca lo ha visto, pero la última vez que la niña estuvo en mi despacho, le brillaban los ojos diciendo que había recibido un mensaje en el que le decía que iba a venir”, señala la fiscal Ampuero. La niña incluso piensa que hace todo esto por amor y que su padre no la comprende y los quiere separar.
Los padres no han podido alejar a esta niña de esta red invisible pero real que le ha arruinado la vida. La llevaron a otra ciudad, esta vez con su madre, pero los contactos continuaron. Se volvió a escapar por días para nuevas citas. La extorsión sigue.
Policías especializados en este tipo de casos han llegado desde Lima y han iniciado las investigaciones. Llegar a estos delincuentes es complicado pero ya trabajan en ello. El asunto es que podrían estar realmente en cualquier parte del mundo.
El padre creó una cuenta falsa como una niña de la edad de su hija para intentar ser contactado y atraparlos, pero ella se dio cuenta y le advirtió a su “enamorado del face”.
La fiscal conoció hace poco de otro caso en Arequipa, esta vez de un niño, también de 12 años, que fue citado por un supuesto amigo que también conoció por el facebook. Los mensajes con contenido sexual fueron constantes, tanto que llevaron al niño a decírselo a su madre, más aún cuando lo citó en un mall “para enseñarle a besar”.
Al Ministerio Público llegan de 6 a 8 casos en los que están involucrados niños y adolescentes, pero los casos suben si se toma en cuenta acosos a universitarias o extorsión sentimental de despechados ex enamorados o pretendientes no correspondidos.
El jefe de Informática del Ministerio Público en Arequipa, Ronny Melgar, ha ayudado en muchas investigaciones y también da charlas en colegios, tanto a estudiantes como a padres y profesores. Les deja claro que hay una suplantación de personas para atraer a los adolescentes. Crean cuentas como si fueran artistas, modelos o chicos de reality como Esto es Guerra. Este sistema es muy usado por los pederastas.
La única forma de evitar que niños y adolescentes caigan en sus manos es con una activa participación de los padres y maestros. Mientras la fiscal Ampuero busca que los padres puedan acceder a las cuentas de sus hijos por la confianza que tienen con ellos, Melgar es un activo promotor del uso de programas que permitan a los padres registrar todas las actividades de las computadoras de la casa, que incluso pueden descargarse de forma gratuita. Basta con poner en Google “control parental” para acceder una descarga libre.
El problema es que el asunto no es solo de computadoras, con los actuales smartphone y los planes que les dan acceso gratuito a Facebook, Twitter y WhatsApp, el control es más difícil.
En algunos colegios ya se ha tomado la decisión de prohibir que los niños tengan cuentas en redes sociales hasta los 13 años. Melgar, sin embargo, recomienda que recién las abran a los 16 o, mejor aún, a los 18 años. “Mis hijos no tienen
Facebook ni otras redes sociales”, les dice como ejemplo a los padres, porque, finalmente, con el Wi-Fi, las laptop y los celulares de los niños y adolescentes están con los depravados dentro del cuarto o sencillamente en su mano. 
 
 
 
 
 
También te puede interesar: Compras online sencillas y seguras