Productividad laboral sigue siendo baja

Sáb, 02/20/2016 - 15:51 -- lavoz
Ángel Zenteno

Esta semana, el INEI publicó el Producto Bruto Interno (PBI) del 2015. Este fue 3.26%, superior a las expectativas de muchos analistas e inclusive de entidades internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Esta cifra haría que la primera estimación de productividad laboral del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial (Iedep) de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), de 1.4%, se haya visto revisada al alza y ahora se sitúe en 1.7%.

A pesar de esta revisión, César Peñaranda, presidente del Iedep, afirma que por segundo año consecutivo la productividad laboral se mantiene por debajo del 2%. Agregó que nos encontramos muy lejos de las tasas registradas en los años 2011, 2012 y 2013, cuando estas eran de 4.8%, 4.5% y 5%, respectivamente.

DESAGREGANDO
Si se observa por sector, la productividad laboral solo aumentó en cuatro de las seis principales actividades productivas del país. Servicios (4.7%), comercio (3.3%), minería e hidrocarburos (2.4%) y agricultura y pesca (0.8%) tuvieron resultados positivos.

Por otro lado, manufactura y construcción cayeron 8.8% y 1.1%, respectivamente; estas cifras van de acuerdo con el PBI de dichos sectores en el 2015: manufactura cayó 1.67% y construcción, 5.86%.

Según Peñaranda, la baja productividad es resultado del menor ritmo de crecimiento económico que ha sido consecuencia de otros factores como la caída en la inversión privada (-5.7%) y pública (-8.5%) por segundo año consecutivo, la desaceleración del consumo privado (3,7%) por tercer año consecutivo y la desaceleración internacional que han afectado nuestra balanza comercial.

Finalmente, el director del Iedep comentó que nuestro mercado laboral no solo tiene una baja productividad, sino que además concentra un alto nivel de informalidad y subempleo.

DATOS

  • En el año 2013, cuando la tasa de productividad laboral alcanzó el 5%, el Producto Bruto Interno (PBI) del Perú fue 5.8%.
  • El Iedep remarca que el descalce entre los sectores y la productividad laboral es el resultado de la escasa exigencia de habilidades y competencia a los trabajadores.