“Promovemos que los comicios sean transparentes y confiables”

Vie, 06/02/2017 - 14:29 -- paolagomez
Percy Buendía

Una entrevista con el juez supremo arequipeño, Victor Ticona Postigo, que preside el Jurado Nacional de Elecciones.

 
Mediante la reforma electoral, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) impulsa la elección de candidatos que respondan a los intereses de la ciudadanía, y no a los de empresas u otras instituciones que no tienen presencia en la vida democrática, afirmó el presidente del organismo electoral, Víctor Ticona.
 
¿Cuál es la evaluación de los avances del proceso de reforma electoral tras la presentación del informe del Grupo de Trabajo de Estudio de la Reforma a la Comisión de Constitución y Reglamento del Poder Legislativo?
–Queremos destacar la necesidad de emprender una reforma electoral integral; es decir, sistematizar todas las normas relativas al tema, pues tenemos 12 leyes dictadas en distintas épocas que responden a determinadas necesidades, pero que ahora se requiere unificarlas y modernizarlas.
 
¿Qué está haciendo el JNE al respecto?
–En ese propósito, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) está comprometido en la propuesta y desde 2011 trabaja un cuerpo normativo. Ese año, se presentó ante el Parlamento un proyecto de Código Electoral y de Código Procesal Electoral que se aprobó en la Comisión de Constitución; sin embargo, no llegó a ponerse en la agenda del pleno del Congreso. Las siguientes gestiones enriquecieron e impulsaron la reforma, hasta que en mi gestión, en diciembre de 2016, presentamos un anteproyecto de Código Electoral al Legislativo, tanto a la presidenta Luz Salgado como a la legisladora Patricia Donayre, coordinadora del Grupo de Trabajo de la Reforma Electoral.
 
¿Hay algo concreto?
–El 26 de abril último presentamos el proyecto de Código Electoral tras haber recibido los aportes muy importantes de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) y el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec), así como de la ciudadanía, los partidos políticos, los militantes de base y distintas organizaciones.
Procesamos estos alcances, comentarios y propuestas para incorporar las más importantes en este documento final, de tal forma que el Parlamento tiene la oportunidad histórica de dar al país una ley o código electoral sistematizado y actualizado que responda a las necesidades y retos de nuestra vida democrática.
 
¿El Grupo de la Reforma Electoral incluyó o coincidió con las propuestas del JNE, en su documento final?
–Al Grupo de Trabajo de la Reforma Electoral fuimos invitados a sustentar nuestras propuestas, lo hicimos y vemos que fueron recogidas. Por ejemplo, figura que toda persona sentenciada en segunda instancia por un delito doloso, sea con pena efectiva, condicional o suspendida, esté impedida para postular como candidato. Además, se incluyó la propuesta de la paridad de género en las listas, 50% varones y 50% mujeres, con alternancia; es decir, una mujer, un varón, en las relaciones de aspirantes. Se recogió también la representación obligatoria que deben tener los pueblos originarios en algunos municipios y regiones. Es decir, donde haya más de dos consejeros en un gobierno regional necesariamente tiene que haber un representante nativo, de acuerdo con el sistema de cifra repartidora diferenciada.
 
¿Cuáles son sus expectativas respecto al debate que se realizará en la Comisión de Constitución?
–El Grupo de Trabajo de Reforma Electoral ya presentó su documento final y lo sustentó ante la Comisión de Constitución. Tuve una reunión con el presidente de la comisión, Miguel Torres Morales, y le expresé la necesidad e interés del JNE y los demás entes electorales a efectos de que se nos citen a los debates que programen en el seno de esta instancia. Por otro lado, confiamos en que se acogerá este proyecto porque es integral, sistematizado, no solo de las normas vigentes, sino también modernizado y actualizado que responde a las necesidades democráticas del país.
Esperamos también que el debate sea con altura y se propongan los alcances más importantes no solo del Jurado Nacional de Elecciones, ONPE y Reniec, sino también de los congresistas, que son los representantes de la nación. Es importante que, mediante sus planteamientos, enriquezcan el proceso y finalmente se llegue a aprobar un cuerpo normativo que responda esencialmente a los retos actuales que tiene el país frente a nuestra democracia.
 
¿Cómo beneficiará al sistema político del país la participación obligatoria de los organismos electorales en las primarias de los partidos políticos?
–Nuestra propuesta global es que los entes electorales, liderados por el JNE, intervengan obligatoriamente en los procesos de democracia interna de los partidos y no como es ahora, solo facultativa cuando los partidos lo soliciten y únicamente en el asesoramiento técnico. Planteamos que los comicios internos de los partidos políticos en principio sean en una fecha única, simultáneamente, a escala nacional.
Se busca, además, mejorar la representación de los que son elegidos por los militantes. En la actualidad, la norma establece que el 75% de la lista de un partido se designe en comicios internos y el 25% restante esté a cargo de los  dirigentes partidarios. Proponemos mejorarla y que sea 80% y 20%, respectivamente.
 
¿Con las elecciones internas, supervisadas por los entes electorales, tendremos una mayor legitimidad y representatividad de candidatos?
–Así es, no solo tendríamos una mayor representatividad, sino también una mejor calidad de los candidatos, una idoneidad moral, ética y, sobre todo, promoveríamos y propiciaríamos que esos comicios sean rápidos, transparentes y realmente expresen la voluntad de los militantes y de la ciudadanía en general.
 
¿Cuáles son los peligros para el país si no se aprueba la reforma?
–Pensamos que nuestro país está pasando por una etapa un poco complicada, difícil, hay denuncias contra autoridades elegidas por voto popular y esto tiene que ver mucho en la calidad de los candidatos que se eligen.
Por este motivo, mediante la propuesta de Código Electoral, queremos promover que los comicios sean transparentes, rápidos, confiables, pero además se elijan a los aspirantes que respondan a una representación popular, a los intereses de la ciudadanía y no a intereses de empresas o de organismos que no tienen una presencia dentro de la vida democrática del país y que se manejan exclusivamente con fines de lucro.
Si no se llegara a aprobar la reforma electoral, se profundizaría un poco los vicios, las taras y las irregularidades que hemos estado sufriendo en los últimos años, por ejemplo, en cuanto a idoneidad de candidatos. Entonces, en vez de fortalecer nuestra democracia, el riesgo grande es de debilitarla aún más.
 
SANCIONES GRADUALES POR ENTREGA DE DÁDIVAS
Para los candidatos que caen en la entrega de dádivas durante la campaña electoral, Víctor Ticona planteó que se imponga la gradualidad de las sanciones. “En principio, si un aspirante infringe las normas sobre la ley de dádivas, se le sanciona con una multa, según la gravedad”. Pero, además de la multa, precisó, el Código Penal fija una figura, llamada delito de inducción al voto, que está regulada desde hace tiempo.
“Proponemos que, impuesta la multa, subsecuentemente el candidato puede ser materia de una denuncia penal a fin de que el Poder Judicial, en un proceso inmediato, en la modalidad de flagrancia, pueda dar una respuesta a los pocos días o pocas semanas. De esa manera, el JNE puede imponer multas, sanciones de orden económico, y tras una decisión del Poder Judicial, si esta autoridad ya fue elegida, la vacará, pero si aún no es elegida se le excluirá del proceso electoral, según la duración del proceso judicial”, señaló. Para él la gradualidad es lo necesario, lo más prudente. En las últimas elecciones generales, recordó, se dio una ley que modificaba algunas normas, entre ellas las dádivas, en que se excluyeron a algunos aspirantes, lo que causó incertidumbre e inseguridad en el proceso mismo.
 
 
 
 
 
También te puede interesar: Luis Cáceres, su último juicio